Actualización de monitoreo Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano (14 de abril de 2019)

LA CRISIS MIGRATORIA Y DE REFUGIADOS SE EXPANDE EN CHIAPAS MIENTRAS LLEGA UN NUEVO GRUPO A TAPACHULA EN MEDIO DE LA INCERTIDUMBRE

Chiapas, México – información del 12 y 13 de abril de 2019

  • La incertidumbre y la ausencia de respuestas en los campos de refugiados de Mapastepec aumentan la desesperación y obliga a las personas a pensar en reiniciar el tránsito, asumiendo todos los riesgos de la ruta.
  • A lo largo de la semana hemos visto cómo las autoridades han provocado que la tensión en los campos de refugiados aumente. La precariedad del lugar y la falta de información están llevando a las personas al límite de la desesperación.
  • La presencia constante y masiva de agentes de Policía Federal hace pensar que están esperando el aumento del conflicto al interior de los campos de refugiados. Tememos por el uso excesivo de la fuerza por parte de autoridades federales y por lo tanto por la integridad física y emocional de las personas refugiadas al interior del lugar.
  • Cruza un nuevo grupo de cerca de 1700 personas en la frontera de Ciudad Hidalgo que llegó hasta Tapachula, en medio de fuertes controles migratorios en las rutas y ciudades. La crisis migratoria y de refugio se expande a Chiapas con la dispersión de trámites de oficio de salida del INM en Tapachula a otras oficinas del Estado.
  • Exigimos la reorientación estructural de la política migratoria y de refugio que evite y expanda nuevas crisis inminentes.
  • Ante la crisis humanitaria, instamos al Gobierno Federal a retomar el diálogo con el conjunto de las organizaciones defensoras de derechos humanos, y abrirse a la construcción colectiva de una política migratoria y de refugio que proteja a las personas.

Los campos de refugiados de Mapastepec

Entre los días 12 y 13 de abril las condiciones de diferenciación entre los “Campos” 1 y 2 perduran en materia de atención humanitaria y apertura de tramites migratorios.

Pese a que en el “Campo 1” se tiene información sobre la finalización del proceso de registro de todas las personas, no hay claridad sobre cuánto tiempo deberán esperar para recibir las tarjetas de estancia por razones humanitarias (TRH), se habla de un tiempo de espera de 6 meses. A esto se suma la compleja situación de las personas en este “Campo” que ya habían iniciado la solicitud del reconocimiento de la condición de refugiadas en Tapachula y que han sido disuadidas en repetidas ocasiones por funcionarios del INM para que regresen a la ciudad a desistir su solicitud y vuelvan a Mapastepec para lograr acceder a la TRH.

En los últimos días se ha ampliado el modulo de atención a salud, hay actividades continuas para niños y niñas; y luego de más de 10 días se ha instalado una cocina que tendrá la capacidad de funcionar por 15 días. Sin embargo, la sobrepoblación del lugar, las más de dos semanas que han tenido que permanecer esperando y la ausencia de una respuesta integral en materia migratoria y humanitaria, generan un empeoramiento diario de las condiciones humanitarias, sanitarias y de seguridad.

El día 13 de abril fueron detenidos algunas personas que han tenido un papel de liderazgo en la caravana, situación que incrementó la tensión en el lugar y horas después, frente a la incertidumbre y falta de información sobre sus trámites, se registró un enfrentamiento entre las personas refugiadas y las autoridades municipales y federales.

En el “Campo 2” que ha sido totalmente invisibilizado por las autoridades, la única atención con que se cuenta son pequeñas brigadas que dan atención medica básica. Las personas y familias que se resguardan de las temperaturas extremas en algunas carpas, se enfrentan a graves riesgos de salud y seguridad. Aun así, no hay ninguna acción o anuncio institucional para responder a sus necesidades humanitarias y migratorias. La desinformación y desesperación han sido aprovechadas por abogados particulares que difunden información falsa para aprovecharse de las personas al ofrecer servicios legales que no solucionaran su situación.

Asimismo, en el “Campo 2” son constantes las acciones de intimidación y amenazas de detención por parte del INM y la Policía Federal.

Nuevo grupo del éxodo llegó a Ciudad Hidalgo y descansan en Tapachula, Chiapas.

En la mañana del 12 de abril se observó el despliegue de puestos de control y operativos conjuntos entre INM y Policía Federal en la carretera entre Tapachula y el punto fronterizo de Ciudad Hidalgo. En el puente y las instalaciones de migración fronterizas se desplegaron servicios de salud e hicieron presencia instituciones nacionales, así como el ACNUR y OIM para recibir a un nuevo grupo masivo de desplazados forzados que emprendieron su camino desde Honduras. En la mañana fueron registradas por INM cerca de 600 personas, pero en la tarde el grupo inició su tránsito hacia Tapachula con un aproximado de 1,700 personas.

En la ruta algunos grupos que se adelantaron caminando y en transporte público fueron interceptados por agentes de migración y policías federales siendo detenidos inmediatamente.

Se registraron a 4 agentes de migración y 3 federales con una perrera y una patrulla buscando gente por el puente. Parecía que las personas intentaron pasar por debajo del puente, para no ser detenidos.

Ya en la entrada a Tapachula se observó un operativo migratorio con camiones. A pesar de ello, el grupo llegó en la tarde al parque central de Tapachula, estaremos al tanto de las decisiones que tomaran para los próximos días.

Dispersión de trámites migratorios en todo Chiapas.

En los últimos días se confirmó la decisión del INM de dispersar los tramites de oficio de salida que han iniciado principalmente migrantes y refugiados procedentes del Caribe. Estos tramites iniciados en Tapachula ahora serán trasladados a oficinas de Tuxtla, Ciudad Cuauhtémoc, Comitán y Palenque. Esta dispersión afecta a toda la población en general, pero en particular a las familias que se están viendo forzadas a separarse para poder terminar su trámite.

Esta decisión responde al anuncio discrecional del cierre de la oficina de regularización migratoria en Tapachula hasta mediados de mayo. Queda claro que no hubo previsión de los impactos que tendría el cierre y en vez de procurar alternativas, están poniendo en mayor riesgo a las personas.

Preocupaciones

  • Las condiciones humanitarias en los campos de Mapastepec son insostenibles, especialmente en el “campo 2” que no está siendo atendido por las instituciones. Las temperaturas son altísimas, y se observa el deterioro de la situación sanitaria y preocupa el estado nutricional de los niños y niñas.
  • La falta de claridad y lentitud del INM en dar una solución administrativa en el aspecto migratorio, tiene a las personas desinformadas y en un estado de mucha tensión emocional. Tememos por la integridad física de las personas que están siendo llevadas al límite y están en constante amenaza de ser reprimidas por la Policía Federal.
  • Se espera la confirmación de la detención de las personas líderes de la caravana. Les llamaron para tener una reunión con autoridades federales y hasta el momento no sé sabe en donde se encuentran.
  • La ausencia de la COMAR y la actitud del INM están provocando una negación en la práctica del acceso al derecho de asilo y a la protección internacional.
  • Los operativos de control migratorio y las condiciones de detención muestran la implementación de la política migratoria más violenta que se ha registrado en los últimos años en la frontera sur. Esta política criminaliza a las personas migrantes y viola de manera sistemática sus derechos humanos.
  • Manifestamos preocupación por la criminalización a las personas que acompañan a las caravanas, en este contexto de criminalización de la migración, el derecho a defender derechos también está en riesgo. Hacemos un llamado a las autoridades y a la sociedad en general para que reconozcan la importancia de nuestra labor de monitoreo y defensa de los derechos humanos de las personas en movilidad.
  • Junto a la preocupante gestión de la crisis que ofrecen las autoridades, no se vislumbra una reorientación estructural de la política migratoria y de refugio que evite nuevas crisis inminentes, dado el sostenimiento del flujo que llega de personas desplazadas forzadas, y la posible organización de nuevas caravanas.

Firmamos:

Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano American Friends Service Committee (AFSC) – Oficina Latinoamérica y el Caribe, Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa, Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, Centro de Derechos Humanos Tepeyac, Centro de Derechos de las Víctimas de la Violencia Minerva Bello, Formación y Capacitación (FOCA), Iniciativas para el Desarrollo Humano, Junax, Kaltsilaltik, Médicos del Mundo – España y Francia (MdM), Red Jesuita con Migrantes – Centroamérica y Norteamérica, Servicio Jesuita a Refugiados (SJR), Una Mano Amiga en la Lucha contra el SIDA, Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes.

 

Descargar comunicado en PDF