Comunicado Misión Internacional Feminista “El Abrazo”

El 20 de enero de 2019 iniciamos la Misión de Solidaridad Feminista “El Abrazo”, integrada por 52 defensoras de derechos humanos que formamos de parte de 28 organizaciones sociales, feministas, campesinas, indígenas y negras y de la comunidad LGTBI+ de 13 países. Nos movilizamos a seis territorios: Santa Bárbara, Copán, La Esperanza Intibucá, El Progreso, Tela, y Tocoa para conocer las diversas luchas que realizan defensoras de derechos humanos en Honduras algunas de ellas representantes de los pueblos Garífuna, Tolupan, Misquito, Maya Ch’orti’, Lenca, y pobladoras de comunidades rurales y urbanas.

Durante las visitas a los territorios reconocimos que las defensoras realizan sus luchas en el ámbito político, ambiental, social y territorial. Exigen la liberación de los presos y presas políticas, defienden los bienes públicos contra las políticas de ajuste estructural y la privatización, resisten contra la violencia patriarcal del sistema sobre sus cuerpos ante la impunidad de los femicidios, defienden los derechos y la dignidad de la población migrante. Al mismo tiempo recuperan la memoria histórica de los territorios, mantienen presente las trayectorias de quienes hoy continúan desaparecidas y desaparecidos, luchan por la recuperación de la tierra, el derecho a la vivienda, los derechos de personas LGTBI, a una vida digna libre de violencias.

Frente a la política del miedo, persecución y criminalización por parte del Estado y otros poderes, las defensoras afianzan sus espiritualidades ancestrales y fortalecen los lazos, redes de la vida desde la creatividad y la defensa de la felicidad para la construcción de vidas plenas. Esto significa garantizar el acceso al agua, la tierra, la alimentación, la vivienda, la movilidad, la educación, la salud, la seguridad para ellas y sus comunidades.

Las defensoras hondureñas tienen una potencia transformadora capaz de estremecer al mundo, sostienen la vida, recuperan los conocimientos ancestrales y protegen la biodiversidad de sus territorios frente a la minería, las hidroeléctricas, los monocultivos y la industria del turismo. Hacen frente a la más brutal dictadura, al empresariado transnacional, a los terratenientes y a las alianzas criminales de los Estados, las democracias fallidas, y al sistema colonialista, capitalista, patriarcal y racista.

Desde la Misión de Solidaridad Feminista “El Abrazo”, las 52 integrantes constatamos que en Honduras las mujeres:

  • Enfrentan permanentemente control, vigilancia, criminalización, detenciones arbitrarias, difamaciones y múltiples amenazas contra sus vidas y las de sus familias, por parte de actores locales, empresas extractivas, representantes del Estado y fuerzas de seguridad estatales y paraestatales.
  • Que se identifican como lesbianas, bisexuales y trans, así como quienes defienden los derechos de la comunidad LGBTI+, son estigmatizadas, perseguidas y, en algunos casos obligadas a la migración, aumentando su vulnerabilidad frente a los discursos fundamentalistas y de odio.
  • Afrontan diferentes violencias como violencia sexual, simbólica, económica, física, digital, psicológica entre otras, ejercidas por las instituciones estatales y en ocasiones, por hombres de sus comunidades y compañeros de sus organizaciones.
  • Resisten a condiciones de profunda desigualdad estructural que limitan su acceso a derechos fundamentales.

En virtud de las experiencias evidenciadas durante la Misión:

  • Respaldamos las legítimas y justas luchas de las mujeres.
  • Reiteramos las exigencias de los movimientos sociales, de mujeres, campesinas, indígenas, negras y LGBTI+ por la justicia, la paz y el cese de la militarización, criminalización y los discursos fundamentalistas.
  • Expresamos una profunda preocupación por el clima de hostigamiento, control y vigilancia contra la labor de las defensoras y los movimientos sociales.
  • Reconocemos que las defensoras son sujetas políticas transformadoras y actoras centrales del cambio democrático que requiere el mundo.
  • Exigimos al Estado que garantice el ejercicio de todos los derechos de las mujeres, campesinas, indígenas, negras y personas LGBTI+.
  • Demandamos el cumplimiento del Artículo 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que contempla la consulta comunitaria previa, libre e informada a los pueblos que habitan en territorios donde se instalan de manera arbitraria, proyectos extractivos que atentan contra los títulos ancestrales de propiedad de la tierra y la vida.

Como movimientos feministas honramos la memoria de las mujeres cuyas vidas han sido arrebatadas. Reconocemos los aportes y acuerpamos las luchas de campesinas, lencas, garífunas, mayas Ch’orti’. Abrazamos a las compañeras hondureñas que están en la defensa de los derechos y estaremos atentas, vigilantes y en alerta permanente frente a la represión, criminalización, persecución y violencia que enfrentan.

Nos comprometemos a difundir, denunciar y exigir justicia desde nuestros propios espacios de resistencia feminista la situación de Honduras, así como las violencias y represión que están viviendo hoy nuestras compañeras en Nicaragua.

¡La siembra feminista grita Justicia!

¡Berta vive!

 

Más información:

  • http://im-defensoras.org/2019/01/inicia-mision-internacional-de-solidaridad-feminista-con-defensoras-de-derechos-humanos-en-honduras-el-abrazo/
  • http://www.prensacomunitaria.org/el-abrazo-mision-internacional-de-solidaridad-feminista-en-honduras/
  • http://www.pasosdeanimalgrande.com/index.php/es/contexto/item/2386-95-de-impunidad-fomenta-la-implacable-violencia-contra-las-mujeres-hondurenas?fbclid=IwAR33e6tgNVqKqzqqiz44Vls8-U-2M-6EhkXIRs4a9JL6hxd3p3elylYCBGI