El impacto ocasionado por la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19, profundiza la ya existente crisis humanitaria de migración y asilo en la frontera sur de México.