Elsa Von Freytag Loringhoven

Y si Duchamp no es en realidad el autor de su famoso urinario? En los últimos años se viene defendiendo que Elsa von Freytag-Loringhoven, conocida como la baronesa Dadá, es en realidad la autora de Fontaine.

Elsa Von Freytag (1874-1927) nace en la ciudad alemana de Swinemünde, actualmente Polonia. A los 18 años huye del yugo paterno y se escapa a Berlín donde comienza a trabajar en un cabaret y frecuentar círculos bohemios.

Vivió en Italia, Suiza y Francia hasta que en 1912 se instala en Greenwich Village en Nueva York, donde será conocida por su extravagante comportamiento y estilo de vida no convencional. Se la conoce como la baronesa dadaísta Elsa von Freytag-Loringhoven.

Adquiere el título de baronesa al contraer matrimonio con el falso barón alemán Leopold von Freytag-Loringhoven, un dandy que acabará desapareciendo. La baronesa vive una vida plenamente dadá, a medio camino entre la indigencia y el dandismo.

En Nueva York será modelo de Duchamp y Man Ray con quienes tiene una relación personal y artística muy intensa. También con la escritora Djuna Barnes. En este ambiente la baronesa dadá comienza a realizar esculturas, poesía y performances callejeras.

En el bohemio distrito de Greenwich Village mantendrá amistad con la fotógrafa Berenice Abbott, de quien realiza varios retratos de dadaístas, en realidad poemas visuales, como el que conserva el Museo de Arte Moderno.

Man Ray y Marcel Duchamp filmarán a la baronesa afeitándose el vello corporal. El material se perdió antes de ser revelado pero existe documentación que describe el modo provocativo y sexual en el que Elsa von Freytag-Loringhoven posa.

El editor Jane Heap dice de Elsa von Freytag-Loringhoven que es la primera Dadá estadounidense. Ella es la única de todo el mundo que se viste Dadá, ama Dadá y vive Dadá. Es Jane Heap quien le publica en «The Little Review» sus primeros poemas.

Los poemas de la baronesa Dadá quedaron inéditos hasta la publicaci´on de «Body Sweats: The Uncensored Writings of Elsa von Freytag-Loringhoven» (2011). Los manuscritos pasaron a Djuna Barnes, su editora y amante, y se conservan en la Universidad de Maryland.

En sus poemas la baronesa muestra su lado más provocador, mostrándose tal y como jamás debería hacerlo una señorita. Se emplea en la liberación del lenguaje y reclama la sexualidad libre de las mujeres. Habla de profilácticos, juguetes sexuales y orgasmos femeninos.

La baronesa Dadá es pionera del performance, el ready-made y el assemblage. Apostó por la total ruptura de las fronteras entre arte y vida. Concepto pionero en la década de los 10 pero definitorio para las vanguardias de la segunda mitad del siglo XX.

Elsa von Freytag-Loringhoven creaba sus piezas dadá a partir de objetos encontrados en la calle o en la basura, objetos reciclados e incluso robados. También diseñaba y creaba su vestuario dadá con el que se paseaba por las calles de Nueva York.

La baronesa unía piezas de hierro, madera o cartones y creaba objetos ensamblados que otros fotografiaban. De ahí que muchos objetos dadá creados por Elsa von Freytag-Loringhoven hayan sido atribuidos a otros artistas.

Aunque son pocas las obras que se conservan de Elsa von Freytag-Loringhoven, en los últimos años e ha empezado a hablar de la baronesa Dadá como la autora de piezas hasta ahora atribuidas a otros dadaístas.

Pero la gran obra de Elsa von Freytag-Loringhoven fue ella misma. Vivió en extrema pobreza y frecuentemente detenida por hurtos o por vestir con ropas de hombre. Su personalidad queer hizo de ella una mujer adelantada a su tiempo.

La baronesa dadá es conocida por los poemas que publica en «The Little Review», junto al serial de Ulyssess de James Joyce. Su estilo poco convencional declara la guerra al estilo de vida burgués, causando escándalo por sus comportamientos sexuales y de género no normativos.

Elsa von Freytag-Loringhoven llama la atención de la sociead neoyorquina por su maquillaje brillante, su peinado rapado y teñido y sus extravagantes vestuarios creados con latas o luces y objetos de deshecho que colecciona en su casa.

La vida de la baronesa dadá es un performance difícil de documentar. Vestía con objetos encontrados que conocemos por testimonios de otros y fotografías. A partir de esta documentación Elsa von Freytag-Loringhoven es considerada la inventora del ready-made.

El objeto dadá, encontrado y extraído de la vida ordinaria para convertirlo en cualquier otra cosa, es una de las más radicales aportaciones al arte del siglo XX. Se lo debemos a Elsa von Freytag-Loringhoven la más radical e influyente artista de las vanguardias.

Uno de los ready-made más conocidos de Elsa von Freytag-Loringhoven es God (1917) un blasfemo objeto construido con tuberías retorcidas y oxidadas. Durante mucho tiempo fue atribuido a Morton Schamberg, quien lo había fotografiado.

Enduring Ornamet (1913) es una de las pocas piezas conservadas de Elsa von Freytag-Loringhoven y considerada precursora del ready-made. Estos objetos son vestidos por la baronesa para ironizar o tergiversar los códigos de vestimenta femeninos.

Elsa von Freytag-Loringhoven mantiene una relación muy estrecha con Marcel Duchamp, a quien llama M’ars. Ambos acaban confundiénsose bajo el pseudónimo R. Mutt. La baronesa realiza un retrato de Duchamp descubierto hace años en la colección del Whitney Museum.

Ducham reconoce en una carta que una de sus amigas, bajo el pseudónimo R. Mutt, le envía un urinario para el Salón de los Independientes de 1917. Era el nombre usado por la baronesa Dadá durante su estancia en Filadelfia.

A partir de este momento comienza a sospecharse que muy posiblemente es Elsa von Freytag-Loringhoven la autora del «urinario de Duchamp», la más radical obra de arte que nos ha dejado el siglo XX.

Incluso si Elsa von Freytag-Loringhoven no fuera realmente la autora de Fountain, sabemos que su actitud dada ejerce una enorme influencia en el ambiente literario y plástico del dadaísmo, la performance, el arte conceptual y el mismo Marchel Duchamp.

Elsa von Freytag-Loringhoven regresa a Berlín en 1923 deheredada y en la más absoluta probreza. Se traslada a París en 1925 dispuesta a triunfar. Encuentra la muerte en diciembre de 1927 asfixiada por un escape de gas. Supuestamente fue enterrada en el cementario Pére-Lachaise.

La baronesa dadá Elsa von Freytag-Loringhoen es imprescindible para una lectura feminista de la vangurdias y del Dadá. En

WomanArtHouse estamos comprometidas

con estas lecturas y la visibilidad de mujeres que han contribuido al arte del siglo XX y XXI.

*Tomado del hilo de la usuaria de twitter: https://twitter.com/Em_Trinidad