Impactos de la política migratoria de México en la frontera sur

Descargar informe en PDF (4.4 Mb)

El informe de esta Misión de Observación representa una de las primeras informaciones sistemáticas sobre los efectos de esta política de contención en 2019. Es muy valioso para quienes queremos saber más sobre la experiencia de las personas que se encuentran hoy en México en búsqueda de una
mejor vida o de protección internacional. Espero que esto pueda despertar el interés del público mexicano, generalmente poco interesado por la suerte de los migrantes, incluso satisfecho de que se logrará regresar a la aparente «normalidad» mientras las personas migrantes y refugiadas están, supuestamente, bien «alojadas» en las «estaciones migratorias».

Los hallazgos de la Misión de Observación nos demuestran que se necesita más interés por pate de la socieadad mexicana -incluso, por el gremio periodístico- sobre lo que ocurre en la detención migratoria en México. Además, se puede leer como un llamado para generar más solidaridad hacia las personas migrantes y refugiadas, así como con todas las organizaciones e individuos que les ofrecen ayuda humanitaria y las defienden.

Jan Jarab
Representante en México, Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH).


Naufraga una embarcación con personas camerunesas en la costa de Chiapas

  • Aparecen dos personas de orígen camerunés ahogadas tras un naufragio en la costa de Tonalá, Chiapas. Siete hombres y una mujer han sobrevivido al naufragio. Se desconoce el número de personas desaparecidas.

  • Las personas originarias de diversos países de África Occidental, atrapadas en Tapachula por decisión de las autoridades migratorias se deses peran y optan por opciones que aumentan el riesgo para sus vidas.

  • El naufragioes consecuencia de las políticas de control migratoria y fronterizo desplegadas por México y demás países en la región, y nos tememos nuevas tragedias si no cesan las medidas aplicadas.

De acuerdo con la información oficial del Instituto Nacional de Migración y diversas fuentes periodísticas, en la madrugada de hoy 11 de octubre de 2019, una embarcación con personas de origen camerunés a bordo sufrió un naufragio en la costa de Chiapas, en las inmediaciones del municipio de Tonalá. Como consecuencia de ello se confirma la muerte de Emmanuel Che Ngu, de 39 años de edad. A última hora de la tarde apareció otro hombre muerto, todavía sin identificar.

Siete hombres y una mujer, también cameruneses y adultos, han podido salvar sus vidas, mientras que se desconoce el número de personas desaparecidas, que puede superar la decena (según infomración del medio digital Apa News).

Miembros del Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano nos hemos movilizado al lugar de los hechos y en el hospital en donde las personas supervivientes han sido atendidas, pero se nos ha negado información adicional por parte de las autoridades. Presumiblemente, el grupo había zarpado desde la costa pacífica en Guatemala o ya en el Soconusco en dirección a Oaxaca, para superar el control fronterizo ejercido por los cuerpos de seguridad mexicanos en territorio chiapaneco.

El naufragio, que no es el primero que se da en Chiapas, pero sí el primero que afecta a población africana, ocurre en un contexto en el que varios miles de personas originarios de diversos países de África Occidental y también de Haití, llevan semanas o meses en una situación humanitaria deplorable en Tapachula, sin que la autoridad migratoria les ofrezca una solución que les permita continuar con su camino.

Si la situación que sufre la población africana en la frontera sur de México no se alivia, es previsible que más personas intenten soluciones desesperadas, como la ruta marítima o el coyotaje, lo que segirá poniendo cada vez en mayor riesgo la vida de personas que ya han realizado mortales travesías por mar y tierra en camino en búsqueda de protección.

Las organizaciones que conformamos el Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano, lamentamos profundamente la muerte de dos personas y el sufrimiento de todas las que iban a bordo de la embarcación, esperamos que aparezcan con vida aquella que todavía están desaparecidas, y exigimos:

  1. Que el Instituto Nacional de Migración ofrezca a las personas supervivientes un permiso de estancia en México por razones humanitarias.
  2. Que el Estado de Chiapas disponga medios de protección social para esas personas para paliar la situación de extrema vulnerabilidad que enfrentan.
  3. Que la Secretaría de Marina no cese en la búsqueda de las personas desaparecids todavía en el océano, con la esperanza de todavía poder rescatarlas.
  4. Que, para evitar nuevas tragedias, El Gobierno Federal de México, en conjunto con el de los Estados Unidos y demás países en la región, desmantelen la actual política de control migratoria y fronterizo, puesto que es esta política la que pone en riesgo la vida de miles de seres humanos, llegando a producir muertes que jamás deberían de haber ocurrido.

Asimismo, hacemos un llamamiento a toda la ciudadanía, a la sociedad civil organizada y a los medios de comunicación a que nunca perdamos la sensibilidad y nos neguemos a normalizar tragedias irreparables como el naufragio ocurrido.


Alarmante situación en la nueva estancia provisional de Chiapas «Cupapé 2 La Mosca»

La habilitación permanente de la estancia provisional entre Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo “El Cupape, «La Mosca” pasa por alto las condiciones mínimas para mantener personas migrantes y solicitantes de refugio detenidas.

Las personas migrantes y solicitantes de refugio detenidas se encuentran sin acceso a servicios básicos, agua para beber, saneamiento, papel higiénico, alimentos y atención médica. Las condiciones generales del lugar son de total incomunicación, desinformación y aislamiento.

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, a 03 de octubre de 2019. Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos del Sureste Mexicano


Comunicado – Asamblea de migrantes Africanos y Africanas en Tapachula

Comunicado 29 de agosto de 2019 Descargar comunicado en formato PDF

  • La población africana en tapachula exigimos respeto a nuestra dignidad y nuestros derechos.

  • La población de personas de origen africano, obligadas a permanecer en Tapachula, sufrimos una situación humanitaria insoportable en materia de alimentación, vivienda, salud e higiene; así como de discriminación sistemática por parte de las autoridades migratorias.

  • Somos personas desplazadas forzosas que venimos huyendo desde nuestros países para salvaguardar nuestras vidas y acogernos a la protección internacional en Estados Unidos, Canadá o en su minoría en México, pero hasta el momento, no hemos recibido respuesta clara del gobierno mexicano.

  • Exigimos a los cuerpos de seguridad del Estado que cesen en su violencia y dejen de reprimir nuestra legítima protesta, así como a las autoridades migratorias que resuelvan nuestra situación lo antes posible y detengan su hostilidad.

¿Quiénes somos?

La asamblea de Migrantes Africanos y Africanas en Tapachula representamos a un colectivo de alrededor de 3,000 personas, niñas, niños, hombres, mujers y familias de diversos países de África: Angola, Burkina Faso, Camerún, Eritrea, Etiopía, Ghana, guinea Conakry, Liberia, Mali, Mauritania, República Centroafricana, República Democrática de Congo, República de Congo, Senegal, Sierra Leona y Togo. La mayoría de nosotros y nosotras tenemos estudios técnicos, profesionales y algunos también de postgrado.

Todas y todos hemos tenido que huir y abandonar nuestros países de origen como única vía posible para sobrevivir. Somos por lo tanto personas desplazadas forzadamente y con necesidades de protección internacional. Estamos en territorio mexicano desde hace meses, y nuestra comunidad cuenta con mujeres embarazadas, bebés, niñas y niños, personas con discapacidad y diversos padecimientos.

Desde que dejamos nuestros países, para nosotras la vida ha sido una huida permanente. Sentimos desesperación, desesperanza, miedo, desmoralización, soledad y abandono.

¿Por qué tuvimos que abandonar nuestros países?

Nosotros y nosotras sufrimos persecución política a causa de nuestras diversas ideas políticas, identidades socioculturales y pertenencias religiosas. Esta situación amenaza nuestra vida y nuestra integridad. Por ese motivo lo hemos dejado todo.

Nuestros países de origen, empobrecidos y sometidos desde potencias occidentales, a pesar de o quizás a causa de nuestras riquezas naturales, están atravesando por la desigualdad social, la violencia y el autoritarismo. Podemos dar muchos ejemplos trágicos. En la República Democrática del Congo no existen libertades civiles y las personas opositoras al régimen son perseguidas y asesinadas.

En Camerún, la descolonización fue sucedida por un escenario de división y sometimiento, en donde la comunidad activista anglófona es perseguida y sometida a detención arbitraria, tortura y asesinato. El sur del país sufre de facto una guerra civil en la que han muerto miles de personas.

Congo Brazaville sufre una dictadura militar de casi 40 años, pobreza y conflictos étnicos. La guerra civil ha supuesto el encarcelamiento y tortura de miles de opositores.

La República Centroafricana atraviesa una guerra religiosa entre musulmanes y cristianos desde 1998, en la que los grupos extremistas se asesinan con machetes. Esta guerra ha sido promovida y sostenida por la dictadura, que se beneficia del conflicto. Como consecuencia directa de la inestabilidad sociopolítica, la pobreza es extrema.

En definitiva, cada excolonia tuvo su dictador patrocinado por los países colonizadores, como una forma de mantener el poder y continuar el saqueo de la riqueza. Algunos presidentes que se opusieron a este proceso, como Thomas Sankara, fueron asesinados para volver nuevamente al régimen dictatorial.

¿Qué hemos sufrido para llegar hasta México?

Para poder llegar hasta México hemos atravesado cuando menos ocho países con sus fronteras y dos meses de camino. Hemos corrido muchos riesgos, el primero el viaje mismo. Hemos atravesado el oceáno para llegar a este continente. Hemos caminado miles de kilómetros.

La parte más dura fue durante semanas enteras en la selva del Darién, entre Colmbia y Panamá. Hemos subido montañas y valles. Hemos cruzado ríos con fuerte corriente. Hemos dormido en meido del lodo, hemos pasado hambre y hemos bebido agua de lluvia para sobrevivir. Hemos visto cuerpos de hermanos migrantes en el camino, muertos de agotamiento, o ahogados en los ríos. La selva es poblada por animales salvajes, serpientes e insectos venenosos. En ese territorio también hay criminales que asaltan a las personas, que violan a las niñas y mujeres, asesinando a quienes intentan resistirse. Muchos y muchas de nosotros hemos perdido todas nuestras pertenencias, incluyendo nuestros documentos oficiales.

Hemos atravesado ciudades y poblados sumamente peligrosos. Hemos tenido que escondernos. Hemos sufrido extorsión y amenazas por parte de agentes de las autoridades en Panamá, Nicaragua, Honduras, Guatemala y México.

¿Cuál es la situación que sufrimos en Tapachula?

La mayoría de nostorso y nosotras estuvimos detenidos en la Estación Migratoria Siglo XXI. En ningún momento tuvimos traducción a nuestros idiomas. Nos hicieron firmar documentos que no comprendíamos. Nos dieron un documento hablando de nuestra supuesta apatridia y nos engañaron diciéndonos que con ese documento podríamos viajar sin ser detenidos. Quienes lo intentamos, fuimos nuevamente detenidos y regresados a Tapachula. Nos dijeron que podríamos acceder a la Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias, pero se nos negó finalmente.

Muchos entregamos los documentos a la oficina de Regularización Migratoria y después de semanas de espera nos han dado respuesta negativa a la figura de apatridia, por supuestos errores en la escritura de nuestros nombres en el oficio de salida. Errores que fueron cometidos por los propios funcionarios del INM y por los cuales nosotros pagamos las consecuencias.

Nos han engañado. Nos niegan la posibilidad de salir de Tapachula, en donde nos sentimos bloqueados y desesperados así como sufriendo constantes actos de racismo y hostilidad por parte de las autoridades migratorias.

Las consecuencias actuales sobre nosotros y nosotras son el sufrimiento y la miseria. Nuestra situación es deplorable y violatoria de nuestros derechos humanos. Al pasar de las semanas nos hemos quedado sin ningún recurso o forma de subsistir. Cientos de familias están en situación de calle, pasando las noches y las lluvias a la intemperie. No tenemos qué comer, muchas personas estamos enfermando, sobretodo las niñas, los niños y las mujeres embarazadas. Si continuamos en esta situación, muchos y muchas de nosotras moriremos aquí.

Cuando salimos a las calles a demandar soluciones y derechos, sufrimos más represión por parte de agentes de la Guardia Nacional y Policía Municipal, somos tratados con violencia mientras que las autoridades competentes ni nos escuchan ni nos reciben. Solo nos tratan con desprecio, indiferencia y hostilidad. El día martes 27 de agosto, la situación se tornó mucho más violenta no solo contra quienes estábamos protestando afuera de la Estación Migratoria, demandando una respuesta de las autoridades migratorias, hasta golpearon a periodistas cubriendo la manifestación.

Frente a esto, el actuar de las autoridades del Estado fue de represión y de agresiones físicas directas, incluso a través de gases lacrimógenos contra las personas y golpes con piedras. Un hermano camerunés a quien un policía federal golpeó con una piedra en la cabeza, perdió la consciencia y tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital con fuerte sangrado de la cabeza.

¿Qué drecho reivindicamos?

Bajo estas circunstancias, la Asamblea de Migrantes Africanos y Africanas en Tapachula, exigimos:

  • Para quienes necesitamos continuar con nuestro camino hacia el norte, en busc de protección en Estados Unidos o Canadá, que el gobierno mexicano nos permita acceder sin dilaciones a la Tarjeta de Estancia por Razones Humanitarias, para que podamos desplazarnos lo antes posible de Tapachula.

  • Para quienes necesitamos acogernos a la protección internacional en México, que podamos acceder sin dilaciones al procedimiento de solicitud del reconocimiento de refugio.

  • Para el conjunto de la población afectada, requerimos de asistencia humanitaria urgente en materia de alimentación, vivienda, salud e higiene, para evitar el deterioro de nuestra salud física y mental, y la pérdida de vidas.

  • Exigimos finalmente a los cuerpos de seguridad garantizar que no se cometerán más represacias y no se empleará más violencia en nuestra contra por el hecho de reivindicar derechos y expresar nuestras demandas colectivas.

Firmamos

  • Asamblea de Migrantes Africanos y Africanas en Tapachula
  • Alianza Americas
  • Black Alliance for Just Inmmigration
  • Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano
  • Colectivo de Monitoreo y Observación Migratoria en Tijuana
  • Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria – GTPM
  • Grupo Impulsor contra la Detención Migratoria y la Tortura
  • Mesa de Coordinación Transfronteriza Migraciones y Género – MTMG
  • Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes – REDODEM
  • Red Nacionald e Organismos Civiles de Derechos Humanos «Todos los Derechos para Todas y Todos»
  • Refuge for Families